Σάββατο, 15 Σεπτεμβρίου 2012

Sevilla - Real Madrid 1 - 0

El Sevilla FC, con una alineación plagada de mediocentros, comenzó adelantándose en el minuto uno y le comió la moral a los merengues, con una exhibición de tensión y solidaridad en las ayudas, además de fútbol y mucho carácter,. Cada partido tiene una jugada que lo define, un momento que explica lo que dicta el marcador, que marca la justicia de lo que ocurre. El encuentro enfila su recta final, Cristiano Ronaldo encara, pisa área, parece que por fin tiene su momento con el gol que se le ha resistido toda la noche, pero Fernando Navarro llega desde atrás y mete la pierna con todo, toca balón y el peligro se esfuma, lo que era miedo se vuelve rabia, coraje, orgullo. Y Navarro mira a Ronaldo, diciéndole que se levante, que no ha podido ser, que no podrá ser, que esa noche es sencillamente la noche del Sevilla. Y no hay más. Y Ronaldo se desespera, como el Madrid, atenazado por la impotencia de verse superado por un rival más intenso, mucho más intenso, que metro a metro le gana la batalla, creciéndose al ver que ganar no es una opción, sino la opción



Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου